Cierre de periódicos turcos continúa con el diario Cumhuriyet

Foto de cortesía: Diario El país internacional

Foto de cortesía: Diario El país internacional

 

EL pasado fallido  golpe de estado del 15 de julio de 2016 en Turquía dejó frágil al sistema protector de libertad de prensa, lo que llevó a que los portavoces que exigen democracia de expresión fueran destituidos de su cargo y la llama de la antorcha de libertad se vea en crisis. La libetad de prensa se vio afectada por el gobierno turco  encabezado por el presidente Recep Tayyip Erdogan  y  mediante el poder ejecutivo ordenaron el cierre de centenares de periódicos, canales de televisión y emisoras de radio, a esto se suma la detención de numerosos de periodistas.

El golpe de estado generó persecución a diversos sectores, la cual se extendió hacia el sector de medios  kurdos y de izquierda. Entre estos medios se encuentra DIHA, una de las principales agencias de noticias kurdas. Así mismo, se cerraron los diarios  acusados de realizar propaganda armada  a organización consideradas terroristas por Turquía, La UE y EEUU.

“Erdogan está aprovechando el intento de golpe de estado para imponer un régimen de partido único, dirigido por una sola persona. Y para ello tiene que eliminar a la oposición y acallar a todas las voces que defienden la democracia, la paz y la igualdad en Turquía” afirma Elif Görgü, ex presentadora del canal Hayatin Sesi TV, medio cerrado por el gobierno. Así mismo agregó: “Erdogan y el AKP no quieren que la gente sepa lo que pasa en las ciudades Kurdas, no quiere críticas a su política exterior intervencionistas ni que sepa sobre la corrupción dentro del Estado”

La fuerza de seguridad policial se dirigió por la mañana al diario Cumhuriyet, uno de los diarios que es criticado por el gobierno  y por el que es acusado de seguir el lineamiento de la cofradía gülenista, organización terrorista, y con el PPK kurdo. Así mismo,  es acusado de ser protector de la conspiración militar del 15 de julio. Los agentes ante esta serie de acusaciones se registraron los domicilios de los empleados y directivos del diario, siendo finalmente realizadas órdenes de detención contra 13 personas, desde columnistas a editores.