Cuba: restricción a la libertad de expresión

Hoy en día el periodismo en Cuba enfrenta dos grandes retos, en el cual solicitan reformar el marco legal que no respeta la libertad de expresión en su totalidad y, la extensión del internet dentro de la isla.

Según el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ), “El acoso y la intimidación por parte de las autoridades, el vacío legal debido a la existencia de anticuadas y restrictivas disposiciones legales sobre la actividad de la prensa, y el limitado y costoso acceso a internet están frenando el avance de la libertad de prensa”, según el informe titulado “Conectar a Cuba”.

Carlos Lauría, director para las Américas del CPJ, asegura que los periodistas y blogueros están abriendo nuevos espacios para la libertad de expresión y el periodismo emprendedor que hasta hace poco parecían “zonas vedadas”, pero al mismo tiempo denuncia que ese dinamismo contrasta con el “restrictivo marco jurídico”.

Cuba, que ocupó el décimo puesto en la lista del CPJ sobre los países con mayor censura en 2015, tiene las disposiciones legales más restrictivas en materia de libertad de expresión y libertad de prensa de las Américas. El código penal cubano contiene disposiciones que limitan la libertad de prensa.

Estas normas establecidas en el código penal de Cuba pueden llegar a sancionar con una pena privativa de libertad de hasta tres años de cárcel por calumniar, difamar o injuriar a los altos funcionarios públicos, y de hasta cuatro años de prisión por difundir noticias falsas que “pongan en peligro o que desacrediten el prestigio” del Estado.