UE: Aprueban bases de implementación de neutralidad de internet

Fuente: www.infobae.com

Fuente: www.infobae.com

El pasado 25 de agosto, el grupo de la Unión Europea a cargo de regular las comunicaciones electrónicas (BEREC) – Body of European Regulators for Electronic Comunications – aprobó el texto definitivo que regulará las bases de implementación del principio de neutralidad de internet, al que había dado luz verde el Parlamento Europeo (PE) en la legislación votada el 27 de octubre del 2015.

Se trata de un tema controvertido y complejo, ya que afecta a diversos actores que tienen intereses distintos: los proveedores de acceso a internet (ISP), los proveedores de contenidos, aplicaciones y servicios on line (CPA) y los usuarios finales, los cibernautas.

En este reglamento se tratan temas relacionados a la transparencia, derechos, protección de los usuarios, libertad de expresión así como la privacidad de los internautas. Este nos dice que la neutralidad de la red consiste en que ningún proveedor puede bloquear, ralentizar, discriminar, degradar, interferir, alterar o restringir el acceso a ningún contenido, aplicación o servicio online en función de sus propios intereses.

A pesar de las regulaciones, los usuarios emiten su disconformidad con este reglamento, ya que este conlleva una serie de excepciones bajo las cuales los ISP sí pueden alterar esta neutralidad, lo cual la hace más vulnerable a diferencia de la legislación regida en Estados Unidos.

EE.UU. aprobó su regulación en febrero del año pasado. Los ISP apelaron ante un tribunal federal al considerar que la ley era demasiado invasiva y ahí se produjo la que, quizás, es la gran diferencia entre las leyes estadounidense y europea. El tribunal estableció en su sentencia que internet es un servicio público y que, como tal, este debe estar sujeto a regulación.

Por otro lado, el reglamento de la Unión Europea pone límites, pero tampoco las prohíbe del todo, por ejemplo las políticas de tarifa cero en el acceso a internet con dispositivos móviles. El reglamento permite ese tipo de tarifa siempre que se use como método de promoción comercial y por un periodo de tiempo limitado. Cuando el usuario haya consumido todos sus megas, el proveedor deberá bajar la velocidad para cualquier página, aplicación o servicio, incluidas aquellas que estaban cubiertas por la tarifa cero.