Malasia amenaza libertad de expresión con Ley de Sedición

Se espera el cambio de la Ley de Sedición y en tanto algunas organizaciones civiles, además de levantar su voz de protesta han creado un petitorio online

Se espera el cambio de la Ley de Sedición y en tanto algunas organizaciones civiles, además de levantar su voz de protesta han creado un petitorio online

La ONU se ha manifestado en contra de la creciente ola de arrestos a críticos del gobierno malasio y ha instado a sus autoridades a derogar o modificar la Ley de sedición vigente en dicho país desde 1948.

"La Ley de Sedición de Malasia se utiliza, según informes, de una manera que impide que los malasios puedan expresar y debatir, libre y abiertamente, una amplia gama de opiniones e ideas políticas", dijeron los expertos en derechos humanos de la ONU.

En setiembre la ONU había hecho su primer llamado pidiendo la inmediata detención de las investigaciones y actuaciones judiciales conforme a la Ley, además del retiro de los cargos contra todos los que actualmente se enfrentan a la persecución.

El problema de la norma es que no define claramente el concepto de sedición y bajo esa ambigüedad se ha detenido a más de veinte personas: líderes religiosos y civiles, miembros de la oposición, activistas y hasta un profesor  y un periodista.

El primer Relator Especial de la ONU sobre la libertad de expresión, Abid Hussain expresó su preocupación por el tiempo que la Ley de Sedición podría ser “utilizada para suprimir la expresión y poner freno a la reunión pacífica”.

Por ello el  nuevo llamado de la ONU indica que “es hora que Malasia ajuste su legislación, incluida la Ley de Sedición de 1948, para estar en consonancia con las normas internacionales de derechos humanos, y tomar pasos firmes hacia el goce efectivo del derecho a la libertad de expresión”.

Lo que buscan los expertos en derechos humanos es que los activistas y organizaciones puedan llevar a cabo sus actividades sin intimidación o acoso alguno en Malasia. Por el momento se espera el cambio y en tanto algunas organizaciones civiles, además de levantar su voz de protesta han creado un petitorio online.