Rusia: Libertad de expresión online

Fuente: expreso.press

Fuente: expreso.press

Ruslan Sokolovsky, youtuber ruso de 21 años, ha sido condenado a dos meses de detención administrativa y se enfrenta a cargos de hasta cinco años de cárcel por jugar a Pokémon Go en una iglesia de Ekaterimburgo, a 1.800 kilómetros de Moscú.

Sokolovsky está acusado de los delitos por: incitación al odio y ofensa de los sentimientos religiosos.  "Este caso refleja lo que sucede cuando las autoridades tienen tan poco respeto por la libertad de expresión", se ha apresurado a denunciar Amnistía Internacional.

"Al final, todo esto lo que hace es que el derecho a la libertad de expresión esté completamente restringido", afirma Yolanda Vega, responsable del Trabajo sobre Rusia en Amnistía Internacional España. "Desde que Putin volvió a la presidencia [en mayo de 2012] se aprobaron una serie de medidas legislativas que han supuesto una restricción cada vez mayor de la libertad de expresión, de asociación o de ciertos colectivos como el LGTB”, continuó.

Aunque según Putin "Rusia es el país europeo con mayor número de internautas", el gobierno les acecha a todos. A algunos incluso los detiene. Es el caso de Yekaterina Vologzheninova, una dependienta de Ekaterimburgo (como Sokolovksy) que "criticó en 2014 en las redes sociales la anexión de Crimea por Rusia y la intervención en Ucrania", dice Vega. Fue acusada de "promover el odio y la enemistad hacia las autoridades del gobierno ruso", y aún hoy el juicio sigue adelante.

Mientras tanto, Sokolovsky está acusado de violar los artículos 148 y 282 del Código Penal ruso, que se endureció tras la performance en febrero de 2012 de las Pussy Riot en la Catedral del Cristo Salvador de Moscú y por la que seis meses después fueron condenadas a dos años de cárcel.